Recetas

Té helado, la bebida del verano

Hoy, miércoles 10 de junio, se celebra el Día Mundial del té helado. Para unirnos a la iniciativa, desvelamos curiosidades sobre esta deliciosa bebida, compartimos contigo algunas recetas y revelamos consejos para prepararlas.

El té helado consiste en una versión helada de té convencional. Generalmente, se sirve en un vaso con hielo, por lo que calma la sed y proporciona un sabor muy refrescante.

Debido a su composición natural, únicamente contiene entre 2 y 5 calorías. Sus propiedades son perfectas para cuidar la línea, convirtiendo el té helado en una de las bebidas estrella del verano. ¡Se acabó el remordimiento de conciencia!

Recetas

Existen infinitas variedades de té helado. Se pueden combinar todo tipo de alimentos, comenzando con mezclas tradicionales y llegando a descubrir nuevos y exóticos sabores.

Compartimos contigo tres de nuestras recetas favoritas para que sorprendas a tus invitados. ¡Éxito asegurado!

té helado

Sandía y albahaca

  • 1 litro de agua mineral natural
  • 20 g de té negro (6-8 cucharaditas)
  • Sandía en trozos
  • 1 ramita de albahaca
  • Temperatura de agua: 95-100 °C (4-5 minutos de tiempo de infusión)

 

Vainilla y frutas

  • 1 litro de agua mineral natural
  • 15 g de té verde Sencha con vainilla (6-8 cucharaditas)
  • 50 g de piña o 1/2 papaya
  • 1 albaricoque
  • 1 vaina de vainilla (añadir a la jarra y retirar al servir)
  • Hielo
  • Temperatura de agua: 70-80 °C (2 minutos de tiempo de infusión)

Zumo de granada con lima

  • 1 litro de agua mineral natural
  • 20 g de té Rooibos (6-8 cucharaditas de té, sin taninos ni teína)
  • 3 limas finas
  • 2 tazas de zumo de granada
  • Temperatura de agua: 95-100 °C (7-8 minutos de tiempo de infusión)

Paso a paso

La clave de elaborar un té helado en condiciones se centra en la materia prima. Tanto para obtener un mejor sabor, como por cuestiones de salud, es imprescindible que siempre se utilice té natural de buena calidad y agua mineral natural.

Estos son los pasos de preparación:

  1. Echar el agua en una cazuela y llevarla a ebullición.
  2. Utilizando un filtro ancho, añadir 6-8 cucharaditas de té en una tetera y verter el agua sobre el té. Al mojarse, será más fácil que la hoja se abra y expanda y lograremos una una infusión homogénea.
  3. Dependiendo del “tiempo de infusión” que requiera cada té, habrá que dejar la solución en infusión para que se disuelva y absorba la esencia. Cuando se haya transcurrido el tiempo necesario, se retira el filtro.
  4. Llenar una jarra con la mezcla de té y dejarlo enfriar durante 15 min (fuera de la nevera).
  5. Para conseguir el efecto helado, meter el té en la nevera y dejar que repose durante 1 hora.
  6. Preparar las frutas y especias (cuando sea aplicable) y añadirlas al té helado antes de servir.
  7. Añadir hielo al gusto.
  8. Decorar con pajitas de colores o incluso sombrillas hawaianas para darle un toque exótico. ¡Y voilà!

Posts relacionados

Deja tu comentario