Recetas

Tomates verdes fritos no es solo una película

tomates verdes fritos

Seguro que has oído hablar de ‘Tomates Verdes Fritos‘ pero, ¿sabías que además de una película es un plato? Y delicioso, además.

Como su nombre indica, el ingrediente principal es el tomate verde. Y, aunque lo habitual es añadirlos como ingrediente en la ensalada o para hacer salsa de tomate, son pocas las ocasiones en las que los utilizamos como parte principal de la receta, y mucho menos sin son tomates verdes. Sin embargo, este plato nos da la oportunidad de descubrirlos y disfrutar de su sabor y sus propiedades para la salud.

Aunque no son tan nutritivos como los rojos y maduros, los tomates verdes aportan muchos beneficios nutricionales. Incorporar tomates verdes salteados en una ensalada verde o como guarnición de carne a la parrilla puede ayudarte a consumir las vitaminas y los minerales más esenciales. Eso sí, nunca consumas tomates verdes crudos, ya que contienen una toxina que puede ser venenosa.

También son ricos en Vitamina C

Los tomates rojos maduros cuentan con abundante vitamina C; los tomates verdes contienen cantidades similares a pesar de que no estén completamente maduros. Ya sabes que esta vitamina te ayuda a fortalecer tu sistema inmunológico, de modo que tu cuerpo será capaz de luchar contra los resfriados, la gripe y otras enfermedades con mayor facilidad. La vitamina C también es crucial para tener unos dientes y encías sanas; los huesos y la piel.

Importante fuente de fibra

Los tomates verdes son una fuente saludable de fibra, de la cual dependen los sistemas intestinal y digestivo para mantener la salud óptima del cuerpo.

La fibra está presente en la mayoría de las frutas, las verduras y los granos integrales, de modo que incrementar la ingesta de estos alimentos, incluso de tomates verdes ayuda a que obtengas la fibra necesaria. Recuerda que la fibra también contribuye al adecuado funcionamiento del sistema digestivo.

Betacaroteno

Aunque tenga un nombre muy extraño, el betacaroteno es muy necesario para nuestro organismo. Es la principal fuente de vitamina A, que a su vez se encarga de producir glóbulos blancos saludables y estimular la división celular adecuada. Este pigmento está presente en muchas frutas y verduras, entre ellas, los tomates verdes, de ahí la importancia de comerlos.

Y por si fuera poco…

Y si los anteriores motivos no fueran motivos de suficiente peso para comer tomates verdes, debes saber que también aportan calcio, potasio, magnesio, proteínas, fósforo y vitamina K.

La receta

Si te han entrado ganas de probarlos, simplemente necesitarás rebozarlos en harina de trigo. En segundo lugar, con leche y un huevo batido, y en tercer lugar con harina de maíz. También se le puede añadir en el último paso pan rallado, pimienta y cayena, para que quede aún más auténtico. Después solamente tendrás que freírlos con un poco de aceite y mantequilla, ¡y a disfrutar!

Si quieres más sugerencias de platos para llevarte, por ejemplo, a la oficina, descubre algunos ejemplos de recetas fáciles para tus tuppers.

Posts relacionados

Deja tu comentario