Moda y belleza

Tres maneras de llevar un “little black dress”

El famoso “little black dress” (en español, vestidito negro) fue introducido por los diseñadores Coco Chanel y Jean Patou en sus diseños de los años 20.

Su intención era crear un vestido negro que fuera básico y sencillo, pero elegante a la misma vez.

A partir de ahí, se convirtió en una pieza imprescindible en el armario de cualquier mujer. Hoy en día, profesionales y críticos de moda lo siguen considerando esencial, ya que es fácil combinarlo para conseguir looks de todo tipo. Te contamos cómo triunfar con looks casual, de fiesta o de oficina, con un simple vestidito negro.

little black dress mango

Casual

Generalmente, el término casual se emplea para referirse a un look informal, del día a día, o que no es demasiado arreglado. Aunque el little black dress simboliza elegancia, no necesariamente implica que el look tenga que ser elegante, sino que se vista con elegancia. Un vestido negro sencillo puede conseguir un look casual fantástico.

Póntelo con unas medias negras tupidas. Queda muy resultón combinado con botas o botines, chaquetas vaqueras o de cuero, accesorios de pelo o complementos abultados o de colores chillones. ¡Atrévete a mezclar!

little black dress zara

Fiesta

El vestido negro de Audrey Hepburn en la película ‘Desayuno con diamantes’ representa el mejor y más famoso ejemplo de un little black dress festivo. De cualquier longitud, siempre es buena opción. Largos para noches de gala y midis o cortos para ocasiones menos especiales. Los zapatos y el maquillaje también juegan un papel importante, así que hay que cuidar su elección. Un pintalabios rojo fuerte, sombra de plateados, grises y negros, y pestañas de escándalo son alternativas muy acertadas para este look.

Además, al ser un vestido tan sencillo, permite añadir un collar o unos pendientes voluminosos. Esto según el peinado y maquillaje. Así, le darás un toque más estiloso. De cualquier modo, hay que recordar que menos es más. Por lo que, a veces, unos pendientes sencillos pueden obtener un resultado más efectivo.

Oficina

El little black dress también es una apuesta fantástica para entrevistas, reuniones o jornadas laborales en ambientes serios o corporativos. En esta ocasión, el vestido debe de tener un largo no muy por encima de la rodilla.

Hay que intentar evitar llevar vestidos cortos, ya que son menos compatibles con el código de vestimenta de oficina. Un vestido negro y simple, con medias en invierno, tacones bajos o bailarinas y algún complemento discreto funcionarán de maravilla en un ámbito profesional.

Imágenes vía Zara y Mango.

Posts relacionados

Deja tu comentario