Niños y familia

¡Truco o trato! ¿Cómo nació Halloween?

halloween

El 31 de octubre tiene lugar la noche más terroríficamente divertida del año, Halloween. Es el momento en el que cualquier susto está permitido; las calles se llenan de muertos vivientes, fantasmas y monstruos, y donde los caramelos y las golosinas hacen las delicias de los más pequeños…

Sin embargo, y aunque en España esta fiesta ahora se celebre con mucha pasión, lo cierto es que es una tradición muy reciente.

¿Quieres saber dónde se inició, cuándo y por qué?

Aunque la celebración de Halloween, tal y como la celebramos actualmente, proviene de Estados Unidos, lo cierto es que el origen de la fiesta es europeo y nada tiene que ver con calabazas, sustos o el famoso “truco o trato”.

La palabra Halloween es una contracción de “All Hallows Eve” que se traduce al español como “Víspera de Todos los Santos” y tiene sus raíces en la cultura Celta, concretamente en un antiguo festival conocido como Samhain, que se celebraba cada año en Irlanda cuando acababa la temporada y se daba comienzo al Año Nuevo Celta. Unas fechas que solían coincidir con el solsticio de otoño. Durante esta noche, se creía que la puerta entre el mundo de los espíritus y el de los vivos quedaba abierta, por lo que los fantasmas de los difuntos vagaban libremente. Para guiar a los familiares fallecidos y espantar a los espíritus malvados se utilizaban nabos de carbón ardiendo como faroles.

halloween

Con el paso de los siglos el Imperio Romano conquistó las tierras de Britania y acabó empapándose de esta tradición, pero la adaptó a su cultura hasta convertirla en una fiesta propia. En ese momento, la fiesta de Halloween consistió en demostrar culto a Pomona, diosa de las huertas y las cosechas.

Con la llegada del Cristianismo todo volvió cambiar. El hecho de que fuera una festividad pagana no gustaba mucho a la Iglesia católica, pero ante la imposibilidad de acabar con esta costumbre, los altos cargos decidieron renombrarla para que adquiriera un significado cristiano. Por esta razón, durante siglos, en los países con esta confesión no se ha celebrado Halloween, sino la Fiesta de Todos los Santos, una celebración religiosa y austera  donde lo que se pretende es homenajear a los fallecidos.

Ante este dato, hay que reconocer que todos aquellos que se quejan de la celebración de Halloween porque consideran que sustituye la Fiesta de Todos los Santos están en un error, pues la fiesta de la cosecha es históricamente anterior.

¿Cómo llega Halloween a EEUU?

Las nuevas colonias descubren la tradición de Halloween de la mano de los inmigrantes irlandeses en 1840. Inspirados en el espíritu celta de Samhain,  colocaban una vela encendida dentro de una calabaza inspirada en la popular leyenda de «Jack el tacaño», que consiguió engañar al diablo. Esta costumbre se popularizó rápidamente y se extendió por todo el país. Aunque también experimentaría cambios. En este caso se mezcló con otras creencias indias, por eso, en la versión colonial, Halloween incluye entre sus tradiciones contar historias de fantasmas, gastar bromas y disfrazarse. De hecho, el primer desfile tuvo lugar en Minnesota en 1921. En los años setenta la televisión y sobre todo el cine ayudaron a popularizar la fiesta tal y como hoy la conocemos.

Después de descubrir el origen de Halloween, ha llegado el momento de que  te prepares para la noche más terrorífica del año con disfraces originales y sencillos; y si además, vas a organizar una fiesta en casa, toma nota de estas recetas con la que lo pasarás de miedo cocinando con los más pequeños.

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 1

  1. Emma

    Me ha encantado la historia, pero falta recordad de dónde viene exactamente el “Truco o trato”. Los primeros inmigrantes irlandeses que llegaron a Estados Unidos celebraban Haloween y eran extremadamente supersticiosos y temerosos esta noche. Existía además mucho racismo contra los inmigrantes irlandeses y esta noche se aprovechaban de su vulnerabilidad acudiendo a sus casas a asustarles y robarles. Les exigían el pago de una suma de dinero a cambio de no darles un buen susto, los sustos eran reales (quemaban casas, agredían a las familias,…)