Niños y familia

Trucos para evitar el síndrome postvacacional

Trucos para evitar el sindrome postvacacional

¡El verano está llegando a su fin! Las vacaciones, la playa, la piscina y las escapadas en familia y con amigos comienzan a dar paso a la rutina.

Es común que a tu regreso te invada una cierta sensación de tristeza, melancolía o nostalgia por tener que decir adiós al tan ansiado (y siempre demasiado corto) verano.

¡Pero no te preocupes! Estamos aquí para ayudarte, y por eso te vamos a proponer cinco trucos para empezar con buen pie el curso laboral, por muy difícil que parezca 😉

Toma conciencia de la situación

Debes tener claro que tu descanso se acaba, pero también puedes aprovechar la ocasión para aprender a encontrar el lado bueno de tu trabajo, de la vuelta a la rutina.

Así, aprenderás a disfrutar cada vez que tengas un rato libre en vez de ver pasar horas muertas, cosa que quizá has experimentado en algún momento durante tus vacaciones.

Incorpórate a la rutina progresivamente

Uno de los factores que fomentan el síndrome postvacacional es el estrés por tener demasiado trabajo nada más llegar.

Para evitar esto, puedes ir familiarizándote con tus tareas unos días antes, revisando el correo y planificando lo que debes hacer cuando llegues a la oficina. Además, te recomendamos empezar con proyectos sencillos para motivarte e ir subiendo la intensidad de tus obligaciones y responsabilidades. ¡Poco a poco la vuelta será mejor!

Procura dormir bien

En verano normalmente cambiamos nuestros horarios de descanso. Nuestro cuerpo debe acostumbrarse a una nueva rutina en la que dormir es más que imprescindible. Es hora de dejar atrás la costumbre de trasnochar y despertarnos luego a media mañana.

Evita el sindrome postvacacional

Fíjate retos a corto plazo

Con retos fáciles de conseguir te motivarás más y encontrarás la parte positiva de tu trabajo.

Evita la rutina diaria

Aunque parezca complicado, es importante que cada día sea diferente al anterior. De este modo no sentirás que tu día a día es aburrido, sino que encontrarás algo diferente y novedoso con lo que evitar la depresión postvacacional.

Haz uso de estos cinco trucos que te proponemos. Aunque al principio pueda no ser tan sencillo, una buena manera de afrontar la vuelta de las vacaciones es afrontar con optimismo la rutina profesional y del hogar.

¿Has pensado en comenzar a ir al trabajo en bici este curso? Te contamos las ventajas de utilizarla 😉

 

Deja tu comentario