Trucos y tips

¿Cómo no llorar cortando cebolla?

trucos para no llorar con la cebolla

La razón por la que lloramos cada vez que cortamos una cebolla la encontramos en el hecho de que al atravesar las capas de la cebolla, el propanotial que contienen, emite un gas que tiene una acción irritante sobre las mucosas. El radio de acción de este gas es muy limitado, apenas unos 50-90 cm aproximadamente, pero lo justo para hacer que tus ojos lagrimeen.

Para minimizar la emisión de gas, es bueno que las cebollas estén muy frías. Y para eliminar el gas que pueda emitir, hay quien enciende una vela y la coloca cerca de donde se están cortando la cebolla para que lo absorba o incluso enciende la campana extractora de humos para que recoja las emanaciones antes de que nos irriten los ojos y mucosas.

Estos trucos para no llorar con la cebolla son muy populares, pero no son los únicos y mucho menos los más eficaces.

Los mejores trucos para cortar cebolla sin llorar

Descubre a continuación los mejores consejos para evitar llorar con la cebolla

  1. Mételas en agua

    El primer truco para cortar cebollas sin llorar es pelar la cebolla y con un cuchillo bien afilado se corta por la mitad. A continuación, se sumerge en agua fría durante unos minutos. Después se seca un poco y ya podrás cortarla a tu gusto sin temor a llorar.
  2. Cuchillo mojado

    Otro consejo para no llorar mientras se corta la cebolla es mojando la hoja del cuchillo con agua fría justo antes de comenzar a cortar la cebolla. Y si además la hoja está bien afilada, el trabajo será mucho más rápido y no darás tiempo a que el producto emita el gas irritante.>
  3. Imprégnalas de vinagre

    Aunque no lo creas, sumergir la cebolla en un vaso con vinagre durante 10 minutos también es una excelente forma de evitar llorar cuando la cortes. Pasado este tiempo, saca la cebolla del vaso y sécala con papel de cocina. Entonces podrás cortar la cebolla sin derramar una lágrima.
  4. En el congelador

    Como hemos dicho al principio, el gas irritante que emana de la cebolla cuando se corta pierde intensidad cuando ésta está muy fría. Por eso, además de meterla en agua fría o tenerla en la nevera, puedes meter la cebolla en el congelador durante 10 minutos antes de empezar a cortarla. ¡Notarás una gran diferencia!
  5. Usa gafas, el último recurso

    También es posible que no tengas a mano ni vinagre ni te haya dado tiempo a meter las cebollas en el congelador. En ese caso, ¿qué hacer? Pues bien, lo mejor es ponerte gafas que evite que el gas entre en contacto con tus ojos y los irrite. Puedes utilizar gafas de sol, aunque tu campo visual, al cocinar en una cocina será menor. Lo mejor es utilizar gafas con cristales transparentes, ya sean graduados o no.

Y ya que tienes la cebolla cortada, ¿por qué no aprovechas la ocasión y preparas una tortilla de patata con calabacín y cebolla? Te recordamos cómo hacerla paso a paso.

Leave a Reply