Moda y belleza

Trucos para que la manicura dure más tiempo

Tus uñas también hablan de ti, de tu cuidado personal e incluso de tus hábitos alimenticios y tu salud. Por eso es tan importante llevar las uñas bonitas y cuidadas. A través de ellas proyectamos una imagen de nosotros hacia el exterior.

Unas uñas bien formadas y con un aspecto saludable denotan feminidad y elegancia, y pintarlas embellece las manos.

Sin embargo, con las manos se realizan multitud de tareas y están en continuo contacto con diferentes objetos y productos químicos que, inevitablemente, hacen que las uñas se deterioren y estropeen.

La manicura, además de dar un mejor aspecto a las manos, ayuda a proteger las uñas de todos esos agentes externos. Por eso, es recomendable hacérsela con cierta frecuencia, como mínimo dos veces al mes.

Para que el esfuerzo y el tiempo empleado en hacernos la manicura sea más efectivo y las uñas duren más, te dejamos algunos trucos que van desde cómo preparar las uñas antes del esmaltado, hasta la fase de secado y los días posteriores de mantenimiento.

Preparar las uñas

Lavar

Antes de pintarlas, elimina por completo los restos de las lacas anteriores. Frota las uñas con un algodón impregnado en quitaesmalte. Posteriormente, lava bien tus manos para eliminar restos de grasa y suciedad. Los aceites de las uñas impiden que el esmalte se adhiera bien.

Hidratar y limar

Aplica un aceite o crema hidratante específica para las uñas y cutículas y deja actuar durante unos minutos. En ese rato puedes aprovechar para limarte las uñas. No olvides hacerlo en una sola dirección para evitar debilitarlas y que sean más propensas a romperse.

Esmalte Essie

Después de limar, pule la uña para cerrar el poro e impedir que salte el esmalte. Después, vuelve a lavarte las manos con agua y jabón.

Base y esmalte

Para dar al esmalte algo donde fijarse, aplica una capa de base en las uñas. Esto las hidrata, las fortalece y hace que duren más tiempo sin descascarillarse.

A la hora de pintarte las uñas, suministra el esmalte en tres tiras delgadas, empezando cerca de la raíz desde el centro de la uña hasta la punta y después por los laterales, evitando pasar varias veces por la misma zona. Es preferible que la primera capa sea fina. El esmaltado se mantendrá más flexible y evitarás que salte con cualquier pequeño golpe.

Cuando la primera capa de esmalte esté seca, espera unos 15 minutos y aplica otra capa de la misma manera. Para rematar, repasa el borde de la uña (la parte que cortas y limas) para dejar un acabado perfecto. Espera media hora para dejarlo secar.

Añade un gel protector que le aportará brillo y protegerá el color evitando que se raye.

Secado y mantenimiento

Ten paciencia, la pintura necesita su tiempo para secarse, tanto entre la primera y la segunda capa como al final. Para que no desesperes en el proceso, intenta buscar un momento relajado en el que no tengas muchas cosas urgentes que hacer porque tendrás que esperar unos 30 minutos para que las uñas se sequen por completo.

Evita soplar, la humedad en tu respiración no acelera el proceso de secado sino que, al contrario, lo ralentiza.

Cada dos días, aplica una capa fina de algún brillo para que funcione como protector y mantengra el esmalte como nuevo.

Usa guantes para impedir que el esmalte se ablande cada vez que tengas que lavar los platos. La humedad penetra en la pintura de uñas haciendo que se descascarille.

¿Conoces algún truco más para hacer que la manicura dure más tiempo?

Posts relacionados

Deja tu comentario