Recetas

Vino Rosado, un toque diferente a tus guisos

vino rosado para cocinar

Si bien hasta hace unos años los aficionados al vino se dividían entre los que preferían tintos o blancos, desde hace un tiempo, también el vino rosado se está haciendo un hueco en el mercado. Esto se debe, especialmente, al enorme interés de los consumidores más jóvenes por este vino, del que siempre ha existido un gran desconocimiento.

Sin embargo, en los últimos años, el sector ha visto cómo los consumidores, cada vez más y mejor informados, han valorado la calidad y las propiedades que tienen estos vinos y por eso a día de hoy es más que frecuente encontrar en bares y restaurantes una amplia carta de vinos rosados.

El mundo de la cocina no ha sido ajeno a este “boom rosado” y sin dar de lado a tintos y blancos, también ha comenzado a utilizar el vino rosado para algunos guisos. Te contamos cuáles.

¿En qué tipo de recetas se debe utilizar?

El vino rosado suele utilizarse en recetas de aves, pastas y arroces, ya que, como regla general, debes saber que los vinos rosados se caracterizan por ser muy sutiles en boca, suaves y frescos, de hecho, se consumen más en primavera y verano. Al igual que sucede con los blancos, los rosados maridan a la perfección con platos ligeros, que no posean un sabor muy fuerte.

Consejos para cocinar con rosados

Aunque es más habitual cocinar con vinos blancos y tintos, dependiendo el guiso, también los rosados desempeñan un papel muy destacado entre fogones. En cuanto a su uso tienes que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Al igual que sucede con el resto de vinos, también en rosados hay vinos de diferentes calidades y sabores. Y como  en los demás casos, no debes cocinar con un vino del que no te beberías una copa. No se trata de utilizar el vino más caro, sino el que más te guste.
  • Otro dato a tener en cuenta cuando cocines con vino, es que éste no debe convertirse en el protagonista del plato, sino un ingrediente más, que aporte pero no destaque sobre el conjunto. Para ello, tienes que respetar las cantidades que figuran en la receta y teniendo en cuenta que cuanto más tiempo esté el rosado en contacto con la comida obtendrás una mejor integración de los sabores. Y ante la duda, tirar a la baja.
  • Y por último, no olvides acompañar tu plato con el mismo vino con el que has cocinado, para que así la experiencia sea más intensa.

Además  de con pasta, arroces y aves, puedes beber rosado mientras degustas una ensalada, pescado, mariscos, quesos suaves o unos buenos embutidos. ¡Notarás qué diferencia!

Ahora que ya sabes cómo cocinar con rosados, tienes que aprender cómo catar vinos sin ser profesional, y, por otro lado, si nunca preparas guisos porque crees que eres un poco torpe con platos más elaborados, ¡que no cunda el pánico! Siempre puedes utilizar un robot de cocina que te ayude con los pasos y con el que elaborar tus platos de manera sencilla y rápida.

Posts relacionados

Deja tu comentario